Santa Fe: La Laguna Setúbal.

Hace 100.000 años –muy poco para la historia del planeta– la laguna que tanto caracteriza a la ciudad de Santa Fe era muy distinta de la que conocemos hoy: el espacio ahora ocupado por la Setúbal era un lugar propicio para una fauna insólita, como elefantes, ciervos y hasta gliptodontes, parecidos a los restos fósiles que se encontraron bajo una casa del barrio Guadalupe, hace no tanto tiempo. Nuestros paisajes se transforman a veces mucho más rápido de lo que imaginamos.

La laguna Setúbal que hoy conocemos tiene una historia compleja que investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) estudian. A través de unas perforaciones en el extremo norte de la laguna –en la zona del delta del Arroyo Leyes– los expertos analizaron los sedimentos y observaron que el territorio donde está actualmente la laguna estaba ocupado, hace más de 50.000 años, por el cauce principal del Paraná. Así lo develó el depósito de sedimentos fluviales, o arenas gruesas, que fueron arrastradas con la energía del río en aquella época. Entre las arenas también se identificaron restos fósiles de una fauna ya extinta. Se trata de especímenes de gliptodontes, elefantes y caballos americanos que pueden encontrarse en el lecho de la depresión que incluye la laguna Setúbal, el Capón y el bajo de los Saladillos.

En calle Laprida al 5300, a metros de la Costanera santafesina, se encontraron restos de un gliptodonte. El hallazgo tuvo lugar en agosto de 1996, gracias a una perforación de 3 metros de profundidad. Científicos identificaron que los restos estaban ubicados en la Formación Tezanos Pinto, por lo que estiman que tienen entre 8.000 y 38.000 años de antigüedad.
Por sobre los sedimentos que dejó el cauce del Paraná, los investigadores identificaron otros, propios de ambientes de lagunas y pantanos, y hasta sedimentos depositados por el viento, que trazaron sugerentes formas de dunas de desierto. La depresión se anegó definitivamente hace algunos milenios y se conformó la laguna que hoy vemos, aunque con una fisonomía diferente (se extendía más hacia el sur).
En los últimos 50 años, las márgenes del cauce principal del Paraná se desplazaron 2 kilómetros hacia el oeste en cercanías de donde se origina el Leyes. Este movimiento se debió al incremento del caudal del río, que se registró entre la década del 70 y del 90, y a la tendencia del río a erosionar la margen aluvial santafesina.

El tiempo no sólo cambió el aspecto de la laguna Setúbal; también modificó las características del agua. Los registros de la época colonial la describen como una “laguna salobre”, lo que indica que se alimentaba del sistema de los Saladillos por el norte y del riacho Santa Fe por el sur. Mientras tanto, el Paraná aportaba agua en las grandes inundaciones a través de un canal de desborde que luego de sucesivas crecientes se transformó en lo que hoy es el Arroyo Leyes, la principal fuente de alimentación de las lagunas Setúbal y El Capón. Fue la cantidad de agua que transportó en esas oportunidades (casi 10.000 metros cúbicos por segundo en la gran crecida de 1982 -1983 que hizo sucumbir el original Puente Colgante) lo que agrandó su cauce.

Fuente: La Laguna Setúbal y el Arroyo Leyes.
LABORATORIO DE SEDIMENTOLOGÍA, FACULTAD DE INGENIERÍA Y CIENCIAS HÍDRICAS (FICH), UNIVERSIDAD NACIONAL DEL LITORAL (UNL).

Fotos: http://www.santafe-fotos.com.ar

Si te interesa saber más de la provincia de Santa Fe:

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s